3 mar. 2011

Anihumano.

Se desprendió casi de forma burlona y rodó acariciando su mejilla hasta caer en el escote alterado.

Un mar frío y salado se engendraba sobre la curvatura de sus pechos, siguió la ruta céntrica hasta su pelvis y rozó la piel del otro comensal.

Se veían con ojos entre cerrados; se llamaban con vocales inexistentes cualquiera sea la fonética.

De pronto la piel comenzó a ser pelaje; las manos garras y las miradas un elixir.

1 comentario:

Los anfibios dicen que: